Médicos desmienten que Rocío Carrasco intentara suicidarse al asegurar que tomó sólo tres pastillas

Rocío Carrasco contó que el motivo para hablar en televisión fue un intento de suicidio, algo que El Mundo niega totalmente, como se puede leer en los informes médicos

Rocío Carrasco decidió romper su silencio tras 25 años callada. En el capítulo 0 de su serie documental, la mujer de Fidel Albiac contó el motivo por el que dio este paso. Intentó suicidarse. Ingresó en urgencias por una sobreingesta de pastillas. El periódico El Mundo sigue intentando destapar a la verdadera Carrasco. Con los últimos informes publicados por el medio, las palabras de la hija de Rocío Jurado quedan deslucidas. 

Ni los médicos ni los jueces confirman su testimonio: Rocío en realidad solo tomó dos ansiolíticos y un antidepresivo. «Los efectos más probables de esa ingesta serían aletargamiento, somnolencia o mareo, pero nunca un daño grave sobre la salud», dice un experto en el reportaje firmado por Rebeca Yanke.

«Yo digo que no quiero seguir así, que me da igual, que no lo he conseguido pero lo conseguiré… Y que siempre me quedará el Puente de Segovia para tirarme”, fue una de las primeras frases que dijo Rocío Carrasco en su desgarrador relato que heló la sangre de todos los espectadores. 

No consta en ningún informe que Rocío Carrasco intentase quitarse la vida

Sin embargo, ningún documento oficial conocido refrenda el relato de «intento de suicidio» que hizo la hija de Rocío Jurado en la cadena de Paolo Vasile. En ningún documento aparece esta intención, ni tan siquiera en las dos resoluciones judiciales que dan la razón a Antonio David Flores. 

Ninguno de los partes médicos recogen que haya querido quitarse la vida. En uno de ellos se habla solo de una “supuesta finalidad autolítica”. Una lesión autolítica es una acción auto infligida que causa dolor o lesiones superficiales pero que no tiene como objetivo causar la muerte. Tampoco constan en documento alguno referencias al Puente de Segovia como las que aludió Rocío Carrasco: «Siempre me quedará el Puente de Segovia», explicó que dijo en el centro sanitario. Pero no lo dijo.

A ese lugar solo hace mención en otro intento de denuncias psicológicas contra Antonio David Flores que la Audiencia Provincial desestimó nuevamente. 

«Atribuyó su problemática a una situación grave y mantenida en el tiempo conflictiva con su ex pareja», pero se añade: «La apelante no reconoció un ‘desencadenante inmediato’ de su acción». El auto sí recoge que Rocío incumplió «el tratamiento prescrito a lo largo de su evolución», cosa que ella misma admite.

El parte médico solo le atribuye “un mareo”. Y en el apartado de ‘enfermedad actual’ dice que «acude por sobreingesta de benzodiazepinas esta mañana a las 8 am. Refiere que está muy agobiada por problemas con terceras personas» sin especificar quiénes. 

«En absoluto se trata de una dosis letal», confirman a El Mundo expertos en Psiquiatría: «Los efectos más probables de esa ingesta serían aletargamiento, somnolencia o mareo, pero nunca un daño grave sobre la salud»

En el informe también se puede leer el testimonio de Fidel Albiac y su madre, donde niegan que Carrasco tuviese alguna intención de quitarse la vida.