Mila Ximénez preocupa a su entorno más cercano: vuelven las peores sospechas

Mila Ximénez, colaboradora de 'Sálvame' preocupa a sus compañeros por su estado de salud. Se siente muy sola y no deja de llorar

Mila Ximénez vivió el peor año de su historia y no solo por la pandemia. A mediados de año, antes de las vacaciones de verano, la colaboradora se quejaba de unos fuertes dolores en la espalda. Los atribuía al paso de la edad y al lumbago, sin embargo, en uno de los programas de la última cena, apenas se pudo mover y tuvo que tumbarse unos minutos en las gradas del plató. Al día siguiente acudió a urgencias muy preocupada y recibió la peor de las noticias tras las pruebas.

Mila Ximénez padece cáncer de pulmón con metástasis. Cuando le comunicaron la noticia se vino abajo, pero después salió a flote y empezó a luchar para ganar la batalla al «bicho». Para ella todavía no ha llegado el tiempo de su despedida y piensa luchar hasta vencerle. Durante estos meses Mila Ximénez ha pasado por varios periodos. Su vida ha sido una auténtica montaña rusa de emociones. La pandemia tampoco la ha ayudado y en numerosas ocasiones se ha sentido completamente sola.

Mila Ximénez visitó el programa de ‘Socialité’ de su compañera María Patiño y habló sobre su estado de salud. “He pasado un tiempo en el que la cabeza me dice si merece la pena todo esto, este tratamiento”, reconoció. “La tristeza me está jugando una mala pasada. Este parón es una jugarreta del destino muy cabrona, yo quería disfrutar. No quiero ser alguien a quien le pregunten cómo estás todo el rato. No sé de qué hablaba antes con la gente. No me puedo quitar de la cabeza la enfermedad pero tengo que remontar, tengo miedo hasta a salir sola a hacer la compra, tengo que cambiar y ganar la batalla sacando fuerzas de donde no tengo”, expuso.

A Mila Ximénez le invade la tristeza. Hace unas semanas se rompió en directo al recibir un mensaje de su hija Alba, quién vive con sus nietos en Holanda y no puede venir a verla por las actuales restricciones. La periodista ha recordado en redes sociales por primera vez a sus padres. De estos publicó una instantánea, también de su hermano.

Me despierto y no quiero seguir, no entiendo por qué estoy aquí. Vivir así me hace dar muchas vueltas a la cabeza”, afirmó, añadiendo que iba a decir una barbaridad. “Prefiero una vida más corta pero más calidad de vida. Esto es muy largo y la gente no puede estar siempre pendiente de mí, y lo están, me acompañan cuando voy al hospital, a veces no digo que voy para no molestar”, dijo. “No quiero producir ni pena ni una atención exagerada. No es una gripe, tiene un proceso muy largo, lo sé porque me lo han dicho. Tengo que convivir con ello y ellos tienen que seguir con su vida. Cuando me llaman digo que estoy bien y no lo estoy. El teléfono es mi peor enemigo. Tengo que reunirme conmigo misma y entender que somos dos, mi enfermedad y yo y tenemos que hacer un trato y convivir de la mejor manera posible”, comentó.

Sus personas más cercanas están muy preocupados por su estado de ánimo e intentan hacerle compañía siempre. Mila Ximénez se siente muy agradecida a muchos de ellos.