Mila Ximénez sobrecoge a toda España con estas palabras lapidarias

Mila Ximénez regresó a 'Sálvame' tras un mes apartada de los focos por una empeoramiento de su enfermedad. Cuenta la última hora de su estado de salud

Tras un mes de ausencia, Mila Ximénez regresaba a ‘Sálvame’ y lo hacía con una sonrisa y muchas ganas de volver a trabajar porque, tal y como ella cuenta, «es que estoy bien». La colaboradora entraba a plató desvelando su identidad y recibía el aplauso y el cariño de todos sus compañeros. Se sentó junto a ellos y les contó la última hora sobre su estado de salud.

Antes de nada, se puso muy seria y pidió unos segundos para mandar un mensaje a los periodistas que están todos los días en la puerta de su casa. «No digo que no lo hagáis, digo que si pudierais evitarlo, a mí me harías la vida mucho más fácil», rogaba. «Paso seis horas en el hospital y obviamente cuando salgo estoy mal, estoy cansada. Si pudierais evitarlo lo agradecería«. 

La colaboradora se ausentaba de trabajo, tal y como ella contaba, porque su enfermedad había empeorado y debía recibir un tratamiento mucho más duro que todavía no sabe si va a funcionar. «Para mí volver significa que estoy bien», confesaba, mostrándose entusiasmada por su regreso a ‘Sálvame’. «No volver significa que no puedo moverme de la cama. He estado ahí casi un mes«. La sevillana explicaba a sus compañeros que la semana que viene le harán una prueba para dictaminar las opciones que tiene. En dos semanas sabrá exactamente cuál es su futuro, algo que decidirá ella misma.

Ahora mismo lo único que quiere es disfrutar de todo el tiempo que le quede de vida, sea mucho o poco, y lo que más le gusta es venir a trabajar. «Dependiendo del TAC, escucharé a mi doctora y tomaré una decisión», revelaba. «Tomaré la decisión de que voy a continuar o tomaré la decisión de que yo no quiero seguir viviendo así. Lo que me ha pasado este mes no se lo deseo a nadie. No es vida, es que no vives. No tengo cuerpo, tengo mucha fuerza, pero cada vez me cuesta más sacarlas».

Ahora mismo Mila Ximénez piensa de esta forma porque la primera quimioterapia que recibió de este nuevo tratamiento fue «devastadora», no obstante, tiene claro que quiere vivir con calidad y aseguraba estar preparada para morir. «Hace seis meses, pero para mí parece que ha sido una eternidad», comentaba Ximénez sobre el tiempo que lleva sufriendo la enfermedad, quien decía que se mostraba cansada debido a que se le había sumado el confinamiento por la pandemia, el herpes y la distancia con los suyos

 «Si me dicen que el tratamiento no va a funcionar, se acabó el tratamiento y lo que dure«, sentenciaba.