Problemas con la hermana de Andrea Janeiro, Julia, obligan a Jesulín de Ubrique y María José Campanario a actuar

Jesulín de Ubrique y María José Campanario intentan proteger a su propia hija de la presión mediática

Julia Janeiro
Julia Janeiro

Desde el pasado mes de abril no se habla de otra cosa. Julia Janeiro saltó a la opinión mediática tras cumplir los 18 años. La joven, convertida ahora en toda una influencer, ha visto como sus redes sociales no dejan de crecer y la presión mediática aumentaba. Por el momento, la hija de Jesulín de Ubrique no ha concedido ninguna entrevista, ni en revistas ni en televisión. Se mantiene apartada de los medios, tal vez por recomendación de sus padres, quiénes la intentan proteger y protegerse ellos mismos.

Julia Janeiro se ha mantenido en silencio a pesar de las provocaciones constantes de varios programas de Telecinco, que han sacado a relucir falsos testimonio de compañeros de colegio que no tenían muy buena relación con ésta. Campanario y Ubrique saben muy bien lo difícil que es lidiar con la fama, y no quieren que su hija se vea envuelta en estos líos. Parece que por el momento no es interés de Julia.

Proteger a la hermana de Andrea Janeiro

Para que la situación no vaya a más, siguiendo las directrices del letrado Antonio González Zapatero, se han solicitado medidas cautelares para que cese el acoso y derribo que la joven ha tenido que vivir desde que cumplió su mayoría de edad el pasado mes de abril, según publica ‘20Minutos’. Por este motivo, los medios de comunicación han dejado de hablar de ella de forma inminente.

Además, según el mismo medio, se ha instado a los centros educativos en los que ha estudiado Julia Janeiro a que emitan informes sobre su buen comportamiento en las aulas. Se quiere proteger en todo momento la imagen de Julia, quién ya se habría visto sobrepasada por la opinión mediática y la persecución desmedida. Aquellos rumores en los que se decía que Julia iba a hablar en televisión sobre su hermana Andrea es todo mentira. No obstante, la productora sí que le hizo llegar una suculenta oferta.