Rescatan vídeo viral de Kiko Hernández amenazando con pegar “dos hostias” a mujer famosa

Kiko Hernández, colaborador de 'Sálvame', se arrepiente de todas las peleas y episodios bochornosos vividos en 'Crónicas marcianas'

Tras el documental de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, el tema de la violencia machista se ha puesto a la orden del día. Rocío Carrasco ha sido un ejemplo de lo que sufren muchas mujeres con sus parejas. La hija de Rocío Jurado ha dado voz tal vez al maltrato más silenciado, aquel que no se puede demostrar con un parte médico, el psicológico. 

Ahora todos los colaboradores de ‘Sálvame’ han empezado a defenderla a ultranza. Lo que estos no cuentan con la hemeroteca y varios usuarios de Twitter han destapado algunos aspectos bochornosos de estos. Como por ejemplo, cuando Jorge Javier Vázquez insultó y cogió del brazo con fuerza a Olvido Hormigos, los supuestos malos tratos de los que Makoke acusa a Kiko Matamoros o la actitud de Kiko Hernández frente a las mujeres. 

Kiko Hernández colaboró en uno de los programas más famosos y polémicos de la televisión, ‘Crónicas marcianas’. Allí se decían y se hacían grandes barbaridades que parece haber olvidado. El colaborador dijo esta semana haber llorado mucho con los dos primeros capítulos de la docuserie de Rocío Carrasco. 

A este respecto traemos un corte de ‘Crónica Marcianas’ en el que hay un enfrentamiento entre Kiko Hernandez y la que fuera concursante de ‘GH’, Sonia Arenas. «¿Puta, por qué puta?» pregunta Kiko Hernandez para darse respuesta así mismo diciendo «Porque Sonia pone el coño a los famosos en su cama y viene a los platós a cobrar. Eso es una puta televisiva. ¡Eso es venir a cobrar a un plató de televisión por un polvo! «

Xavier Sardà pedía calma, mientras Hernández elevaba el tono. «Si tu fueras mi hermana me levanto y te pego dos hostias, aunque no cobre este programa”. Pero no se quedó ahí. «¿Sabes lo que pasa? que a mí no me gustan tanto las pollas como a ti, que ese diente se te habrá caído de follar”.  Hasta tal punto de regalarle unas rodilleras.