Rocío Carrasco lleva un enfado bestial por la entrevista en Telecinco: llama a Jorge Javier Vázquez y se desahoga

Rocío Carrasco, sentenciada tras su última entrevista en directo por los espectadores

Rocío Carrasco ha roto su silencio tras más de 20 años callada. No pudo vencer al padre de sus hijos por la vía judicial, no la entendieron. Así que ha decidido hacerlo por televisión. El esperado documental ha cambiado la visión de la historia. Son muchos los rostros que apoyan a la mujer de Fidel Albiac y sentencian a Antonio David Flores, sin ni poder explicarse. Sin embargo, hay algunas personas que aún la tachan de «mala madre» y no creen en absoluto su relato.

La hija de Rocío Jurado ha hecho todo esto para que se la entienda de una vez por todas y se la deje de criticar y sentenciar. Sin embargo, tras la emisión de la primera parte y una entrevista de cuatro horas en exclusiva, aún piensa que no se la entiende lo suficiente. Ahora mismo no sabe si ha hecho bien al conceder este documental, así se lo ha hecho llegar a Jorge Javier Vázquez con quién ahora mantiene una excelente relación.

Los espectadores no entienden a Rocío Carrasco

Jorge Javier Vázquez ha narrado que aún hay mucha gente que no entiende por qué motivo Rocío Carrasco no coge el teléfono con sus hijos ni habla con ellos de forma privada, fuera de las cámaras. «Es muy difícilque la gente no haya empatizado con ella porque probablemente no lo hayan vivido y no entiendan ese pasotismo», cuenta. La mujer de Fidel Albiac contó que lleva años en tratamiento tras la paliza que Rocío Flores le propinó. El equipo médico que la trata le recomienda que no de ese paso porque sería retroceder. Sin embargo, muchos espectadores no entienden cómo no habla con su hija, pero lo cuenta todo ante millones de personas.

«Ella lo contó con la intención de que entendieran porque no tenía relación con sus hijos. Tengo que reconocer que Rocío Carrasco está disgustada con su participación y que hubiera deseado que se la entendiera y que las personas que la critican pudieran empatizar con sus vivencias», ha manifestado cabizbajo Jorge Javier.

Tampoco entienden dónde estaba exactamente Fidel Albiac para no frenar la pelea de madre e hija, ya que en ese momento vivía en esa casa. Y tampoco como hizo una conexión en directo y no mostró un ápice de humanidad. Tan solo se limitó a decir que la esperaba en casa y que no tardase.