Rocío Carrasco pide que se edite el capítulo más duro de la ‘docu-serie’ (y Jorge Javier Vázquez no calla más)

Rocío Carrasco pide que se quiten los trozos más duros de la entrevista para no hacer daño a Rocío Flores

Llega el momento más duro del documental sobre la vida de Rocío Carrasco. La mujer de Fidel Albiac ha decidido hablar tras 20 años completamente callada. Después de su entrevista en directo, Telecinco emitirá el próximo miércoles el capítulo 8, donde hablará sobre la agresión de Rocío Flores, la denuncia y su marcha para no volver. Esto sucedió en 2012 y desde entonces madre e hija no han vuelto a dirigirse la palabra. 

Rocío Carrasco, entre lágrimas, pidió a la dirección del documental que no se emitiesen algunas de las partes de la entrevista debido a su dureza. La hija de Rocío Carrasco no quería hacer más daño a Rocío Flores. Para ella sus hijos no dejan de ser más que unas víctimas de la maniobra de su padre. 

El relato de Rocío Carrasco sobre la paliza de Rocío Flores

«Empiezo a tener pánico, las tres noches anteriores no duermo. Me levanto hasta que vienen los niños y estoy en el baño, vomito, me dan ataques de pánico», narra. Cuando sus hijos entran en el domicilio, Rocío Flores empieza a increparla.  

«Me dice: ‘No sabes lo que os tienen preparado. Que sepas que en septiembre no me trae a tu casa ni un juez, ni tu padre y tu madre que están bajo tierra’. No podía permitirse a sí misma tener un sentimiento bueno para conmigo. Tenía que ir siempre a casa de su padre con información, con algo, con algún tipo de dato», cuenta Rocío Carrasco. Después, con lágrimas en los ojos, la protagonista del documental recuerda cómo su hija comenzó a pegarla.

«Mientras ella me pega, ella va gritando, la que grita es ella. ‘No me pegues, no me pegues‘. Yo la miraba y era ella la que me estaba pegando a mi. La veía gritar eso y se me pasó como una película por toda la cabeza. Sabía que eso obedecía a algo que no era normal. Ella me sigue agrediendo, saca un móvil, no sé de dónde, y dice: ‘Papá, ya está hecho’», asevera. 

Jorge Javier Vázquez, después de emitirse el avance, pide por favor respeto ante este duro episodio entre madre e hija. No se va a dejar debatir a nadie a la ligera porque este suceso no da pie a ningún tipo de debate. «Eso que va a contar me parece que es durísimo, ha llegado el momento en el que no se nos deje debatir a tontas y locas sobre un tema tan importante«, comenzaba a reflexionar.

 «No me veo capaz de presentar un programa por los nervios que me da de escuchar los comentarios y de la insensibilidad de determinados comentarios. Pido que este tema solo lo toquen especialistas. Me niego a que nos pongamos a debatir sobre el mar y los peces. No podemos estar aquí frivolizando», finalizaba.