Rocío Flores ataca a Rocío Carrasco por lo que pasó en una fiesta cuando tenía 15 años

Rocío Flores se sincera sobre el bautizo de su hermano y el homenaje a su abuela

La relación entre Rocío Flores y Rocío Carrasco es irrecuperable. Madre e hija llevan distanciadas nueve años, en concreto desde un julio de 2012 donde se vivió la agresión de Flores a Carrasco. En aquel momento la mujer de Fidel Albiac se dio cuenta que su hija había cambiado y estaba siendo manipulada por Antonio David Flores. Aunque la influencer ha continuado su vida a pesar de la emisión de la serie documental, Rocío se ha sincerado sobre algunos aspectos.

Rocío Flores ha querido dar respuesta a la última proposición de Olga Moreno de bautizar a David Flores cuando regrese de ‘Supervivientes’. Tras escuchar las palabras de Olga, Joaquín Prat ha comentado al respecto: «Decir al ‘niño quiero bautizarle’ y dar el nombre de todos los padrinos me parecen unas declaraciones profundamente irresponsables». Al escucharlo, Ro le ha preguntado «¿Por qué?», a lo que el presentador le ha contestado: «Porque algo tendrá que decir vuestra madre, ¿no?».

Rocío Flores sentenció a Rocío Carrasco. «Su deseo es bautizar a Lola y a David, porque somos personas religiosas. David decidirá si se quiere bautizar o no, igual que Lola. Estoy cansada de que siempre se recalque lo mismo. Bueno, te recuerdo que yo me he bautizado con 15 años y mi madre no apareció, ella lo sabía y estoy cansada de declaraciones de ese tipo».

Tras desvelar este dato, ha dicho que no recordaba con quién se encontraba viviendo en ese momento, si con su padre o con su madre: «Cuando me bauticé, hice la confirmación y la comunión, todo el mismo día, lo hice en cuarto de la ESO y al día siguiente me iba de viaje de fin de curso. Creo que en esa época estaba un tiempo con uno y luego con el otro. Fue en la iglesia de La Moraleja (…) No lo recuerdo, pero lo puedo mirar y te lo confirmo esta tarde. Me da igual».

No sabe el motivo exacto por el que no la bautizaron de pequeña. «No sé por qué no me bautizaron de pequeña. Hay muchas personas que creen en Dios y no van a misa», ha matizado sin dar más rodeos.

El homenaje de su abuela en Chipiona

 «Para mí todos los años han sido emocionantes, es verdad que las circunstancias afectan. Yo he ido muchas veces a los homenajes y no ha hecho falta que hubiera un homenaje para ver a mi abuela».

Después, ha hecho una curiosa puntualización: «He ido millones de veces a ver a mi abuela y no se ha enterado nadieEstá quien quiere estar, porque hemos hecho más homenajes otras veces. Me he subido a la fuente igual. Estuvo muy emocionante, la escuchamos también cantar».