Rocío Flores multiplica por tres el precio que pide por foto con promoción en Instagram

El caché de la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, Rocío Flores, no para de crecer en las redes sociales

Rocío Flores
Rocío Flores

Rocío Flores decidió el pasado viernes mover ficha. Tras varias semanas manteniendo silencio respecto a todo lo que estaba contando su madre Rocío Carrasco en los episodios de Rocío, contar la verdad para seguir viva, la hija de Carrasco y Antonio David Flores le mandaba un mensaje alto y claro a su madre desde el plató de El Programa de Ana Rosa.

“Mamá tus hijos no te los ha arrancado nadie, tus hijos están aquí. Habla con nosotros en casa, vamos a aclarar las cosas, pero no quiero más daño, más dolor”. Un momento que, desde luego, es evidente que puede marcar un antes y un después en la relación de Flores con su madre.

Una Rocío que, eso sí, pese a que estuvo muchos años sin querer saber nada de la fama ni de la televisión, vio cómo, a raíz de su paso por Supervivientes, su vida podría estar precisamente encaminada a ser un personaje habitual en los medios y en la prensa rosa.

El caché de Rocío Flores se dispara

De hecho, Rocío ya se ha convertido en una habitual en los platós de Telecinco, donde, entre otras cosas, comenta precisamente la nueva edición de Supervivientes. Pero ahora, a raíz de todas las polémicas que están surgiendo gracias a la docu-serie con su madre como protagonista, el caché de la nieta de Rocío Jurado no hace más que crecer.

En este sentido, en Socialité apuntaron recientemente que, de hecho, la hija de Antonio David Flores ha pasado de cobrar 1.000 euros a cobrar 3.000 euros por una publicación con contenido comercial en su cuenta de Instagram.

Una cuenta que acumula ya ni más ni menos que casi 750.000 seguidores y que es un reclamo para ciertas marcas. “Cuando su madre Rocío, contaba su verdad para seguir viva, ella (Flores) contrataba un fotógrafo para sus publicaciones en Instagram, ya que su contenido a mejorado de forma brutal y radical. Las fotos están mucho más cuidadas, están hechas con fotógrafos, está maquillada, está peinada, incluso hay pequeñas producciones en sus contenidos”, apuntaba un experto en comunicación digital en Socialité.

Rocío sabe muy bien que, pese a estar en el ojo del huracán y que los dramas familiares estén ahora en boca de todos, su caché en Instagram no ha hecho más que multiplicarse. De ahí que a nadie le extrañe que siga apareciendo siempre que puede en la pequeña pantalla.