Sara Carbonero se encara con los paparazzis a la salida del restaurante de Madrid: vuelan los cuchillos

La periodista Sara Carbonero tiene un encontronazo con un paparazzi en la capital española

Sara Carbonero
Sara Carbonero

La vida de Sara Carbonero cambió el día en el que, delante de las cámaras de Telecinco, Iker Casillas le dio un beso y confirmó así el inicio de una relación que ahora ya forma parte del pasado de la periodista.

Tras muchos años siendo la pareja perfecta para muchos y habiendo formado una familia con dos hijos, Iker y Sara anunciaron hace unas semanas que se separaban. Ahora, como apuntan en medios como El Periódico, están ya de hecho divorciados tras la firma de los papeles del divorcio.

Portada de Lecturas con la separación de Sara Carbonero e Iker Casillas
Portada de Lecturas con la separación de Sara Carbonero e Iker Casillas

Una Sara que, pese a que nunca le ha gustado hablar de su vida privada y ser un personaje habitual en la prensa rosa, sabe muy bien que su fama es tal que, ahora más que nunca, es un personaje muy buscado.

El enfado de Sara Carbonero

Y eso implica que se vuelvan a repetir momentos de tensión entre ella y los paparazzi que la siguen a todas partes. Uno de ellos se ha vivido recientemente, como apuntan en El Periódico, en Madrid.

Sara salía de un restaurante y, al ver a un paparazzi, se ha encarado con él con el rostro muy serio. Eso si, como apuntan en el citado medio, más allá de que los cuchillos hayan volado de forma metafórica, Sara no ha desmentido un rumor que va cobrando fuerza.

Y es que fue Diez Minutos el medio que apuntó, a raíz de una fotos en las que aparecía Sara junto a José Luis Cabrera, íntimo amigo de Isabel Jiménez, y otro amigos en Canarias. Pese a que fue la propia Isabel la que apuntó cuando mucho medios dieron por hecho que Sara habría recuperado la ilusión con Cabrera que la relación entre los dos no era más que una amistad y recordó que José Luis está casado, muchos siguen dando por hecho que entre él y Carbonero hay algo más.

Sara, que no quiere saber nada de la prensa rosa, está ahora en el punto de mira y situaciones como la de los paparazzi esperándola no es algo que le siente precisamente bien.