Veinteañera pone a Kiko Matamoros contra las cuerdas con chivatazo que rompe a la familia

Kiko Matamoros se enfada con ella por poner en tela de juicio su credibilidad

Kiko Matamoros es el colaborador más duro de Mediaset. Y tal vez, el que más horas de televisión ocupa. Colabora en todos los programas. Ahora mismo se le puede ver en el debate de ‘La isla de las tentaciones’, en ‘Sálvame’ y los fines de semana en ‘Viva la vida’. En todas sus intervenciones provoca algún que otro enfrentamiento. El novio de Marta López no se calla. Alejandra Rubio ya tuvo que pararle los pies en su primera intervención televisiva. Nada más estrenarse tuvo que enfrentarse a Matamoros. Entre ellos quedó alguna rencilla que no logran solucionar.

Según Kiko Matamoros, Alejandra Rubio y Carmen Borrego están enfrentadas por los celos de ésta última hacia la hija de Terelu Campos y su gran popularidad. La colaboradora de ‘Viva la vida’ no soporta que todo el clan Campos consiga más popularidad que ella. La nieta de María Teresa Campos negaba rotundamente esas afirmaciones y esto ha provocado el cabreo de Kiko Matamoros, quién ha estallado frente a ella.

«Primer y último aviso, mi fuente eres tú», decía muy contundente desde el plató de ‘Sálvame’. Kiko Matamoros explicaba que aunque no se lo dijo de forma directa «lo que yo he dicho ha salido de tu boca». El tertuliano está muy enfadado por ponerse en tela de juicio su credibilidad.

Kiko Matamoros no ha querido quedarse callado y le ha lanzado un duro dardo a Alejandra Rubio. «Hay otras cosas que me he callado, si tienes narices, vuelve a desmentirme. Lo siento mucho por tu madre y por tu padre, pero con mi trabajo no juegas», sentenciaba.

El colaborador está muy dolido y más aún después de que sea Alejandra Rubio quién ponga en juicio su credibilidad, ya que la ha visto crecer desde niña. Era amiga de su hija Anita Matamoros y ahora de su novia Marta López. «Lamento mucho tener que decir esto en público, pero ya que has tenido ese atrevimiento de desmentirme el público, te aviso que es la última vez que te lo admito. Ten cuidadito, no vuelvas a meter los dedos en el enchufe que a lo mejor te electrocutas«.